(Nota: Eldiario.es)

Madrid, 15 dic (EFE).- Suplementar con vitamina C durante tres meses continuados rejuvenece el sistema inmunológico de las personas mayores, según ha demostrado un equipo de investigadores españoles.

Científicos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y del Hospital Universitario La Paz (Madrid) han comprobado que una cantidad de 500 miligramos diarios es muy beneficiosa para el sistema inmunológico de las personas mayores de 75 años, y han descrito por primera vez que la duración idónea de ese suplemento debe ser de tres meses para que los efectos beneficiosos se prolonguen al menos durante medio año.

Los resultados de la investigación se han publicado en la revista Experimental Gerontology, ha informado hoy la Universidad Complutense, que ha explicado que aunque las diferencias en los efectos de ese suplemento con vitaminas entre hombres y mujeres no fueron muy significativas, sí se apreciaron algunas distinciones según el género.

“Los valores de las capacidades funcionales del sistema inmunológico en las personas mayores consiguen asemejarse a los de los adultos jóvenes; el suplemento hace que personas septuagenarias presenten una inmunidad propia de la treintena”, ha asegurado Mónica de la Fuente, directora del grupo de investigación Envejecimiento, Neuroinmunología y Nutrición de esta Universidad.

Al diferenciar los resultados por género, los investigadores han comprobado que las vitaminas parecen tener mayores efectos positivos en mujeres, aunque son en los hombres en quienes se aprecia un mantenimiento mayor de esos efectos tras finalizar la suplementación.

Mónica de la Fuente ha destacado la importancia de esta investigación, ya que las funciones inmunológicas son marcadores de salud y de la esperanza de vida, y permiten disponer de una buena estrategia para aumentar la longevidad saludable de las personas mayores.

Mejorar la inmunidad en la vejez es además trascendente, ha subrayado la investigadora, para ayudar a la población mayor a enfrentarse a situaciones como las actuales, «en las que resulta fundamental el estar mejor preparados para defenderse ante una infección”.

Los investigadores han comprobado también los efectos de la suplementación con vitamina E (unos 200 miligramos por día), y han demostrado que la utilización conjunta de las dos (C y E) arroja resultados similares a los obtenidos sólo cuando se suplementa a los mayores con vitamina C.

Esto supondría, según ha precisado De la Fuente, que 500 miligramos al día de vitamina C son suficientes para conseguir esa mejoría inmunológica y que no sería necesaria una mayor ingesta de antioxidantes.

Aún así, “los datos respaldan que la utilización de esas dos vitaminas también genera efectos positivos, y no supone un exceso de antioxidantes”, ha aclarado.

Aunque hay alimentos, propios de la dieta mediterránea, que contienen estas vitaminas (los cítricos, los frutos secos, las hortalizas o el aceite de oliva) los investigadores han explicado que entre las personas mayores es recomendable cierta suplementación para poder tener las cantidades de antioxidantes que permitan combatir el estrés oxidativo y la inflamación típicas de la edad.

Ese «estrés» se produce a causa del exceso de oxidantes en el organismo, y al envejecer se produce un aumento y una disminución de la actividad de los antioxidantes, por lo que resulta conveniente la ingestión de compuestos antioxidantes, han apuntado los investigadores.

“Tanto la vitamina C como la E son potentes antioxidantes que ayudan a neutralizar el exceso de oxidantes y así poder alcanzar lo que se denomina equilibrio redox, que permite el buen funcionamiento de nuestros sistemas fisiológicos”, y especialmente el del sistema inmunológico, ha concluido la experta de la Universidad.

Puede que también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *